REFLEXIONES PUNTUALES

Forajida

Cuando se es una forajida, poco hay que explicar.

Vives constantemente en peligro. Con sensación de haberte saltado la ley y con el riesgo de que quien sea te vea o te pueda reconocer.

Sí, soy una forajida. Huyo y me escondo. Quisiera formar un bucle temporal, rodearlo con un círculo y borrarlo del mapa de mi vida.

Pero no puedo.

Por eso huyo.

Huyo de la maldad, del mal y de las consecuencias nefastas.

Huyo del dolor, huyo de la verdad.

Pero soy yo, incapaz de guardar un secreto más de de 24h. Incapaz de ocultar hasta lo que no le interesa al mundo. Incapaz de guardar el peso del peor de mis actos aun a sabiendas de las consecuencias.

Pues bien, tras mi confesión particular, soy una forajida confesa. Y selecta, claro está.

Decir la verdad no te vuelve impune. Debo seguir escondiéndome. ¿Cuánto? No lo sé.

Pero estoy convencida que el big brother me vigila. Está en mi barrio, entre las calles, las puertas, los ventanales…

Por eso, solo me queda huir…

RESCATES

Drama

Y cuando pienso en mis dramas, pienso en ti y vengo a verte, al lugar donde deposité tu alma.

Y me siento mejor porque sé que no puede haber más drama que el haberte perdido.


Arrugo mi boca, la abro, separo mis dientes, mis ojos achinan y lloro lloro y lloro.


Mi corazón grita desesperanzado porque jamás volverás y la rabia se convierte en tristeza y me inundo de lágrimas.


Y mi pena es menos pena porque no hay nada peor que haberte perdido.


Y entonces miro al cielo.

Siento todo el tiempo que pasa.


Y vuelvo a casa.

A mi vida, sin ti…

POEMARIO EMOCIONAL

Latente

Solo a tu lado me siento.

Solo a tu lado soy.

Miento: fuera de ti también.

Pero algo menos…

A tu lado, cuando estoy contigo,

con el sol, con la luna, la lluvia…

Tu mirada y mi atardecer.

Con mis miedos, con mis pánicos, con quererte e incluso cuando tú me odias…

A tu lado soy. A tu lado me siento.

Sonrío, tiemblo.

Tu manos, mis dedos…

Mi corazón, el tuyo….

Y ambos, juntos, con nuestro unísono

po pom, po pom…

No me lo digas: Que yo también lo siento.

POEMARIO EMOCIONAL

Mi último momento

Veía mi vida pasar…

Era un simple trámite pero pasé miedo, mucho miedo.

Tanto que sentí que si iban a ser mis últimos segundos, sólo tenía una cosa clara.

y es que deseaba morir pensando en ti.

Apretaba muchísimo más los ojos para traer a mi memoria cada segundo de los vividos y sentidos a tu lado.

Veía tu sonrisa al mirarme, y como tus dientecitos me sonreían también…

No podría morir más feliz que pensando en ti…

Prensando en cuando estoy a tu lado y tú estás al mío…

Y pensando en que, cuando llegue mi momento,

el de verdad,

pudiera sentir tu sonrisa y tu mirada

como algo tan vívido…

como lo son ahora…

POEMARIO EMOCIONAL

TAC

Tengo miedo,mucho miedo…

Siento pánico de tener que enfrentarme a todo esto.

Sin ti.

Sin tu abrazo, sin tu mano, sin tu roce…

Sin tu palpitar cerca de mi corazón.

Se acerca el momento.

Respiro hondo.

Entro en la fría sala;

no me puedo concentrar.

¿En qué debería concentrarme?

Si debo reservarme nuestras imágenes más felices para el peor de mis momentos…

Grito. Te llamo. Ven conmigo.

Respiro, suspiro, aspiro.

Es mi palpitar el que ahora retumba.

Prefiero el tuyo.

Su suavidad. Su melancolía.

Po pom po pom

Tic tac tic tac

Respiro, suspiro, aspiro.

Miedo, miedo, miedo…

Pánico.

Palpitar…

¡Dame refugio!

¡Dame amor!

¡Dame abrazo!

Acompáñame…

Que yo te sienta muy muy cerca

dentro de mí, en mi interior…

Rozando, como siempre, mi corazón…

POEMARIO EMOCIONAL

Soledad

De repente has aparecido.

Cometemos actos que no esperamos que tengan consecuencias;

Pero estás aquí y ya no puedo hacer nada.

Me asusto.

Pienso en cómo sacarte de mi vida;

en los pasos a dar para que por tu misma fuerza te escapes, te marches, te alejes de mí…

Porque no te quiero,

porque me alteras,

porque no me gustas…

Ni la luz ni mis trucos de magia ni siquiera los ladridos te alejan de mi vida…

Pero es que no te quiero.

Márchate.

Antes de que tenga que recurrir a la violencia…

Antes de que en contra de mis principios tenga que usar…

El matamoscas.

POEMARIO EMOCIONAL

Dark

He vuelto a la realidad.

De hecho volví el domingo.

Pero ellos han acechado hoy.

Comienza de nuevo la batalla. La lucha contra mí misma.

Pasado y presente y esa gruta temporal, ese agujero negro a través del cual voy y vengo.

Mientras busco la fisura para cerrar la tortura del pasado que me persigue, respiro hondo, miro cada una de las baldosas que piso: seguido, me escribo a mí misma.

Me escribo una carta, un mensaje que me llegará una y otra vez hasta que logre encontrar la clave secreta que me descifre el enigma para matar a todos mis demonios.

POEMARIO EMOCIONAL

El paso principal para matar a mis demonios

Reconocerlos.

Tenerlo bien ubicados.

Para ello es importante el trabajo previo. Seguro que te lo han dicho antes.

Localízalos; los encierras.

Te esperas unos días. Se tranquilizarán.

Y ahí, empieza tu parte. El trabajo profundo. La lucha contra ellos.

No sabemos qué pasará.

Pero sí sabemos a por lo que vamos.

Su exterminación. El fin de sus días.

El acabose.

Y una vez fuera ya de este mundo, la vida que vivo y pienso tendrá un nuevo nombre:

Realidad.

POEMARIO EMOCIONAL

El caracol

Sentía que llegaba a donde me había propuesto llegar.

Pero no hacia aquella meta que deseaba alcanzar.

Quizá porque eras tan solo tú la que deseaba que llegara a ese lugar…

Todo mi trayecto personal estaba siendo una consecución de antagonismos:

La lentitud del caracol que hoy me acompañaba, en contraposición con la velocidad de mi bici.

Ella me llevaba donde yo quisiera a gran velocidad, pero mi ritmo se atenuaba cual caracol cuando se trataba de llegar a ti.

Entonces los días eran grises, la lluvia persistía en mi lugar, y no había alforja que pudiera protegernos.

Sentía que mi vida era una metáfora, como un camino paralelo al tuyo,

en el que no sabía si llegaríamos al mismo lugar pero, al final,

un camino en el que me gustaba verte,

en el que me gustaba sentir que estabas ahí.

Cerca de mí.

Aunque yo,

por más que quisiera,

no pudiera estar a tu lado…

POEMARIO EMOCIONAL

El cazador cazado

Hay mensajes que te torturan el alma.

Hay señales que te arrastran hasta el punto de partida.

Es el punto en el que haces clic.

Y te das cuenta de todo,

y te escondes tras una máscara;

pero esa máscara no es un lugar seguro.

Te duele el corazón.

Porque no eres tú.

Y ahora todas las señales que te taladran,

te torturan el alma…

Y no te queda más remedio que reconocer…

Que ese tú…

Soy yo…

POEMARIO EMOCIONAL

El duelo

Jamás pensé escribir una elegía.

Jamás pensé tomar esta decisión.

Pero no había opción;

no me dieron a elegir.

Pocos duelos permiten una despedida.

El mío, sí.

Debería estar al menos medio feliz.

Pero hoy no hay nada positivo que ver.

Hoy no soy resiliente.

Me aguanto las lágrimas.

Me asusto.

No es lo que quiero.

Pero no tengo opción.

Mi duelo ya ha empezado.

Pero no quiero.

¡No quiero!

No quiero…

POEMARIO EMOCIONAL

Estreno

Siempre hay una primera vez para todo.

Para estrenar un paraguas.

Para abrir los ojos.

Para ver la lluvia.

Y para mirar hacia adelante.

Siempre hay una primera vez para todo.

Para alzar la mano.

Para decir lo que piensas.

Para coger tu mando.

Siempre hay una primera vez para todo.

Y aunque lo hagas y no salga bien,

por suerte, casi, casi, casi, siempre,

tendrás una segunda oportunidad.