POEMARIO EMOCIONAL

Mi planeta

A cien mil años luz,
se encuentra ese otro planeta al que deseo ir.
Compré la nave. Incluso me regalaron un casco.

Cuando ya tenía las coordenadas más aproximadas me marqué un día y una fecha.
Iba tranquila; con esperanza de poder llegar.


Pero a escasos días del lanzamiento tuve que reconocer que no soy astronauta.


Ahora estoy aquí.
Pensando en mi planeta.


Sin saber qué hacer.


Alzar el vuelo con la posibilidad de perderme en una galaxia desconocida,
O parar.


Parar de golpe y volver a mi anodina vida sin emociones.

Sin duda no me quedaba otro remedio que dejarme fluir

y esperar a que llegara mi dichoso día…

para encontrarme delante de mi nave…

POEMARIO EMOCIONAL

Las doce en el reloj

Y cuando llegas arriba,

pones los contadores a 0 y vuelta a empezar.

Así es mi día a día.

Así es mi vida.

Luchas, llegas, rozas el éxito y vuelta a caer.

Lo llaman la eterna tragedia del

Hombre.

Vuelves a llegar de nuevo, llegas y al llegar las 00.00h, vuelves a caer.

¿Cómo retener el logro?

¿Cómo retener el momento?

No se puede…

Solo nos queda el recuerdo del camino hecho aprendizaje.

Hecho lección…

Para que todo aquello que olvidaremos quede fijado en nuestra memoria…

En nuestra vida, esencia…

En nosotros mismos…

Siendo nuestro yo del mañana,

una mejor persona…

POEMARIO EMOCIONAL

Me quiero retirar…

Me quiero retirar.

Y mi única opción sois vosotros.

Vivo obsesionada por aportarle algún valor al mundo;

que tú que me lees lo detectes y me ayudes a retirarme.

Followers, visitas, compartir, comentarios y me gusta.

¿Cómo lo hago para que lo hagas?

-“¡Dale dale dale!”

-“Dale con ganas, pon un comentario”

-“Mándame un mail”.

¡Hostias, que me quiero retirar…!

Y poder así dedicarme a lo que me gusta, y sentir que, aunque no aporto nada de interés al mundo, me aporto a mí la satisfacción de saber que me pagan por hacer lo único que se me da bien: Pensar.

Pero para eso hay que darle like… Jo, que me quiero retirar …

POEMARIO EMOCIONAL

A veces…

A veces son los ojos.

Cambian los ojos,

cambia tu mundo.

Cambia todo.

A veces es tu sonrisa.

Si sonríes,

que si me sonríes,

Todo cambia.

También del corazón,

Que si se abre,

que si se cierra,

que si permanece.

A veces me gruñes,

a veces me ladras,

a veces me rozas,

a veces me amas…

A veces miro al cielo,

a veces, al mar.

A veces te miro.

Te veo suspirar…

POEMARIO EMOCIONAL

Fervor

No puedo dejar de mirarte.

Tu cara, tu presencia me alimenta.

Siento paz a tu lado.

Angustia cuando te alejas.

Te miro lentamente esperando tu amor.

Te doy todo. Quiero todo.

Un amor que llega en una forma distinta a la esperada.

Pero un amor sin igual.

Fervor. Siento fervor.

Amor, admiración.

Y mientras me besas y me abrazas te lo digo suavemente.

Con mi mirada, con mi cuerpo.

Sin mi voz.

No te puedo hablar.

Pero cierro mis ojos. Me relajo.

Y al abrirlos de nuevo descubro que sigues ahí; a mi lado.

Y respiro hondo.

Porque siento que tú también me quieres…

POEMARIO EMOCIONAL

Nosotros los mismos

Busco incansablemente esta sensación.

Anhelo transformar lo efímero en eterno.

Y que no te canses.

Y que no nos cansemos.

Y que no dejemos de sentirlo.

Para ello, solo hay una opción:

Fijar a fuego el recuerdo de no haberlo sentido.

Volver a la falda de la montaña, al punto uno, al inicio.

Repitamos ciclos pero con nosotros mismos.

Estiremos momentos.

Alarguemos sensaciones…

Y cuando nos pese la rutina,

vayamos a nuestro recuerdo…

El del día de la emoción,

de cuando nos conocimos,

cuando nos miramos,

cuando sonreímos…

Pero, siempre,

siendo nosotros los mismos

POEMARIO EMOCIONAL

Recalculando ruta

Quieres ir a un sitio.

Tienes el nombre del lugar.

Sabes a donde quieres llegar.

Tienes las herramientas.

Todo es fácil. Funciona.

Inicias el camino.

De repente, miras a los lados.

No sabes dónde estás.

Buscas entre tus herramientas.

Pero no sabes qué camino seguir.

Ni como continuar.

-FUERA DE COBERTURA-

Un segundo es el tiempo que tardas en respirar hondo.

Taquicardia.

Descontrol.

Miedo.

Inspiras. Expiras.

Sí, expiras y vuelves a renacer.

Miras a los lados…

-RECALCULANDO RUTA…-

POEMARIO EMOCIONAL

Mi sueño

La pesadez se apodera de mí.

Es una lucha constante por mantenerme despierta, viva.

Te espero.

Espero para que me rescates.

Para que mi cuerpo avive y mis ojos no tengan otra opción que mirarte.

Con los ojos abiertos,

podremos alcanzar metas,

subir cimas…

Pero solo si vienes a buscarme

Y me despiertas…

POEMARIO EMOCIONAL

Dicen que el gris…

El color gris se hizo hermoso

Cuando el día cayó

Cuando notaba la brisa sobre mis hombros

Cuando esa brisa me recordó el sol

El sol de mis labios al rozarte

El roce de mis pestañas al mirarte

Tu mirada sobre la mía al acariciarme

Mis caricias en tu piel al asustarme

El miedo de mis labios al nombrarte

Mi boca bajo la tuya al acostarme

Cuando el sol se pone y aparece lo gris,

a veces sonrío….

POEMARIO EMOCIONAL

Veredicto

Ha venido para quedarse.

Mi alter ego.

La sombra.

La que me advierte cada segundo de realidad.

Ha venido y se queda.

“-¡Oh señor mándame una espada, una guadaña o un arma!

¡Que pueda matarla, sacarla de mi interior!

¡Oh señor ayúdame a que se vaya!

¡Quiero seguir soñando!

¡Oh señor aléjala de mi vida … !

¡Vete sombra inmunda…!”

Pero mientras no se va, esa sombra se apodera de mí, y me consume la sangre, la grasa y la poca alma que me queda…

POEMARIO EMOCIONAL

La sombra

Hoy no tengo ganas de escribir.

No le veo la emoción ni siento que se lleve mis fantasmas.

Hoy no tengo ganas de sentir.

Y sin embargo los sentidos ganan la batalla.

Hoy siento que no decido sobre mí.

Es mi sombra la que me acompaña;

la que digo que no existe,

la que me se me resiste.

Es la larga figura que me recoge,

a la que pertenezco,

la que se adueña de mí.

Se adueña y me manda escribir,

y me manda sentir

y me manda no decidir.

Es la sombra que rechazo,

la que intento ignorar

y a la que cuento a todos que ya no existe,

la que hoy me atrapa y se adueña de mí de nuevo.

Es el espejo de lo que veo en los demás

lo que hoy proyecto sobre mí misma.

Y lo veo.

Y lo odio.

Y me veo.

Y me odio.

Esperaré, pues, a mañana,

para que esta maldita sombra desaparezca de mi perfil

y poder así permitir que mi corazón palpite a su sentir.

POEMARIO EMOCIONAL

La descarga

Desisto.

Tengo que reconocer que no puedo conseguir todo lo que quiero.

Ni lo que deseo.

Desisto de encontrar lo que busco.

Pero mientras digo que desisto sigo esperando el milagro de haberlo conseguido.

No siempre se tienen los medios,

pero yo lo sigo intentando,

de mil y una maneras,

hasta el final.

Empiezo a notar algunos cambios. A medida que espero,

sin hacer nada,

empiezan a suceder cosas.

Ironías de la vida.

He desistido.

Me odio.

Pero, a veces, es imposible encontrar aquello que no existe.

POEMARIO EMOCIONAL

Tu manera de mirar mi mundo

Ves una nube y me preguntas si sería capaz de escribirles un poema.

Te digo que estoy cansada, que necesitaría parar, reflexionar; conectarme con esas nubes.

Sé que sabes que miento. Que a cada segundo imagino emociones, veo conexiones y que te miro esperando que tu mirada me confirme que tú también las has visto.

A esas nubes, con mil millones de formas que me hacen sonreír, les contaría mil anécdotas; ¡me encantaría contarles la belleza del mundo que hoy decoraban…!

Pero no puedo.

Mientras conduces las observo de lejos e imagino cómo sería un mundo encima de ellas; junto a ti.

Sé que, probablemente, si te invitara a subir a mi mundo de imaginación, te reirías y me dirías: -“Son nubes. Yo no veo tanto”.

Sé que te reirías, pero después pararías de reírte y sonreirías.

Sigues conduciendo; ya no hablamos de nubes; pero por mucho que nos alejemos, yo sé que esas nubes siempre estarán ahí…

POEMARIO EMOCIONAL

Borroso

No puedo más.

Siento que la vida va a poder conmigo.

No veo. Tan solo siento dolor extremo.

Cierro los ojos y siento alivio.

De nuevo vuelvo a pensar en lo que sería perder un sentido.

¿Recordaría tu cara?¿Tus ojos? ¿El color de tu piel?

Abro los ojos, miro hacia los lados y veo que todo sigue igual.

El mundo, para mí, no obstante, es un poco menos nítido.

Mis ojos perciben un poco menos, te ven un poco menos y sueñan, incansadamente, con que todo lo que es un poco menos,

fuera un poco más…