POEMARIO EMOCIONAL

Me sobran canciones

Se venden canciones.

Palabras de amor y otros sentimientos.

Me sobran emociones.

Tantas que no sé dónde meterlas…

Cajones, libros, páginas.

En mi sonrisa, en tus ojos, en mi piel.

Me sobran canciones. Comparto emociones.

Emociones que pocos leen…

Que nadie se atreve a compartir; llenas de lagrimas, de sonrisas;

de miedo y de dolor.

De lo prohibido, de lo que no se puede contar.

De lo permitido, de lo que tienes miedo a escuchar.

Me sobran canciones, me sobran emociones.

Y, aún así, sigo sigo y sigo buscando la manera de poder, algún día, llegar a ti.

POEMARIO EMOCIONAL

Fieramente

No se puede ser humano.

No está permitido.

No hables; no sientas; no te abras.

No puedo ser humana.

No me está permitido.

Generas tornados y terremotos cuando te abres.

Creas revolución; odio; separatismo.

Durante esos segundos en los que te sientes viva, nace el odio.

No puedes ser humana.

No se te está permitido.

Porque cada vez que lo haces,

Renace tu tragedia y tu dolor….

POEMARIO EMOCIONAL

De doler

El dolor.

Es algo que va y viene y crece.

Cuando duele tanto no sabes si reaccionar o morirte.

Te mueres cuando te vas.

Me muero cuando te vas.

Reacciono cuando ya no estás…

Y aunque ya no hay opción a volver atrás,

Permanezco,

Pienso,

Medito

y razono

Las mil posibles respuestas, sabiendo que ninguna será la correcta para ti.

Para que vuelvas.

Para que esté, de nuevo, conmigo,

Y me deje de doler,

De doler…

De doler…

De doler…

POEMARIO EMOCIONAL

Palmera

A veces pienso que los tres palos que sujetan una palmera son más fuertes que yo.

Es curioso, esta mañana me sentía feliz, sonreía, las cosas empezaban a ponerse en su sitio.

Ninguna felicidad dura eternamente.

Ahora paseo junto con mi dolor buscando imitar a esos 3 palos que sujetan tanto peso.

Respiro hondo y pienso en cómo llevarme los 3 palos a casa.

Pero no puedo.

REFLEXIONES PUNTUALES

Nubes de Niebla

Siempre me ha gustado la niebla.

Profunda e intensa como yo.

Aunque normalmente no me deja ver más allá.

De entre todas las cosas que hay ahí fuera, no veo ninguna.

Tan solo mi niebla y el ala de este avión.

No puedo hacer nada más que pensar. Para mí es horrible.

Portátil: Sin batería.

Teléfonos: En modo avión.

Humanos: Desconocidos.

Solo me queda escribirte. Imaginarte aquí a mi lado, con nuestras conversaciones interminables…

Por encima de la niebla, siento que está el sol.

Algo menos sola en este nuevo universo.

Tic tac.

De la serie de los tics tacs en mi vida, nos encontramos en este avión.

Tic tac.

“El vuelo es un suspiro”.

20 min. largos para un tac y largos sin cobertura. Largos sin ti.

Tic tac.

Nos alzamos aún más y descubro que no era niebla.

Estábamos entre las nubes, que ya sabemos (desde hace poco) que tienen la misma estructura que la niebla. Pero, es verdad, viven en lo alto. He ahí la gran diferencia.

Las nubes no son intensas. Son ligeras; estas de aquí arriba son precisas; no pesan y me encantaría imaginar sus formas junto a ti.

Como los humanos. Misma estructura pero diferente consistencia.

Como tú y yo.

Como nuestras maneras de ver el mundo.

Tic tac.

Deben haber pasado dos minutos y nos volvemos a encontrar entre las nubes de niebla. Ligeras e intensas.

Fusionadas en algo nuevo. Más bello, más hermoso, más fuerte, más eterno.

Como tú y como yo cuando estamos juntos.

Como tú y yo…

POEMARIO EMOCIONAL

El viaje

Sobrevolar la lluvia no me hace más feliz.

Estar en el cielo no me sirve de nada.

Sin ti no me vale.

Sin ti no quiero.

No me apetece.

No puedo.

Deseando bajar a la tierra.

A nuestro mundo.

El de desdichas y cansancios.

Pero contigo.

Junto a ti.

Ironías de la vida, donde sin llover, me caen lágrimas.

Donde la paz no me apetece.

Donde quiero bajar, quiero aterrizar y marcharme para luego volver…

Y así volver a besarte, abrazarte y acurrucarte…

POEMARIO EMOCIONAL

Reconstrucción

Han reconstruido los cristales rotos. Más bien los han sustituido.

Nueva fachada pero por dentro me siento igual.

Rota. A trozos.

Recordando mi pena.

Bajo la tortura que merezco.

Aprender sufriendo.

Sufrir y no aprender.

Eterna tragedia la de mi momento.

Cristales nuevos.

Nueva fachada.

Rotura por dentro…

REFLEXIONES PUNTUALES

Forajida

Cuando se es una forajida, poco hay que explicar.

Vives constantemente en peligro. Con sensación de haberte saltado la ley y con el riesgo de que quien sea te vea o te pueda reconocer.

Sí, soy una forajida. Huyo y me escondo. Quisiera formar un bucle temporal, rodearlo con un círculo y borrarlo del mapa de mi vida.

Pero no puedo.

Por eso huyo.

Huyo de la maldad, del mal y de las consecuencias nefastas.

Huyo del dolor, huyo de la verdad.

Pero soy yo, incapaz de guardar un secreto más de de 24h. Incapaz de ocultar hasta lo que no le interesa al mundo. Incapaz de guardar el peso del peor de mis actos aun a sabiendas de las consecuencias.

Pues bien, tras mi confesión particular, soy una forajida confesa. Y selecta, claro está.

Decir la verdad no te vuelve impune. Debo seguir escondiéndome. ¿Cuánto? No lo sé.

Pero estoy convencida que el big brother me vigila. Está en mi barrio, entre las calles, las puertas, los ventanales…

Por eso, solo me queda huir…

RESCATES

Drama

Y cuando pienso en mis dramas, pienso en ti y vengo a verte, al lugar donde deposité tu alma.

Y me siento mejor porque sé que no puede haber más drama que el haberte perdido.


Arrugo mi boca, la abro, separo mis dientes, mis ojos achinan y lloro lloro y lloro.


Mi corazón grita desesperanzado porque jamás volverás y la rabia se convierte en tristeza y me inundo de lágrimas.


Y mi pena es menos pena porque no hay nada peor que haberte perdido.


Y entonces miro al cielo.

Siento todo el tiempo que pasa.


Y vuelvo a casa.

A mi vida, sin ti…

POEMARIO EMOCIONAL

Latente

Solo a tu lado me siento.

Solo a tu lado soy.

Miento: fuera de ti también.

Pero algo menos…

A tu lado, cuando estoy contigo,

con el sol, con la luna, la lluvia…

Tu mirada y mi atardecer.

Con mis miedos, con mis pánicos, con quererte e incluso cuando tú me odias…

A tu lado soy. A tu lado me siento.

Sonrío, tiemblo.

Tu manos, mis dedos…

Mi corazón, el tuyo….

Y ambos, juntos, con nuestro unísono

po pom, po pom…

No me lo digas: Que yo también lo siento.

POEMARIO EMOCIONAL

Mi último momento

Veía mi vida pasar…

Era un simple trámite pero pasé miedo, mucho miedo.

Tanto que sentí que si iban a ser mis últimos segundos, sólo tenía una cosa clara.

y es que deseaba morir pensando en ti.

Apretaba muchísimo más los ojos para traer a mi memoria cada segundo de los vividos y sentidos a tu lado.

Veía tu sonrisa al mirarme, y como tus dientecitos me sonreían también…

No podría morir más feliz que pensando en ti…

Prensando en cuando estoy a tu lado y tú estás al mío…

Y pensando en que, cuando llegue mi momento,

el de verdad,

pudiera sentir tu sonrisa y tu mirada

como algo tan vívido…

como lo son ahora…

POEMARIO EMOCIONAL

Modo avión 4: Turbulencias

Turbulencias.

Siento que voy a morir.

El calor me invade y no puedo respirar.

¡Qué horror!

Siempre he odiado las montañas rusas; no sé si esto es peor.

“Estamos llegando a su destino”

En medio de la muerte un suspiro de esperanza.

Me falta el aire. Me sobra pelo.

Mataría porque el roce de tu piel calmará a mis manos, a mi cacharro y a mis pensamientos.

Tic tac tic tac

Necesito aire, necesito café, baño, agua, cielo, paisaje, carretera y,

sobre todo,

tu voz…

POEMARIO EMOCIONAL

Modo avión 3: Tristeza

Ya me he calmado.

Volamos en plano.

El cacharro está en orden.

La presión me produce tristeza, pero estoy a 50 minutos de distancia de ti.

Y de mí, y del mundo y de mi sonrisa.

A 50 minutos de un café; de otro taxi; del aire;

de un trocito de cielo sobre mi piel…

POEMARIO EMOCIONAL

Modo avión 2: Mi cacharro

Me quito los auriculares.

Miro alrededor.

Millones de personas, de vidas.

Unos dos doscientos corazones paralizados.

Esperando el momento.

Pero el mío no se para. No se frena. No le llega el momento.

Tic tac tic tac

Siento la espera como un largo lamento.

Nos movemos.

Me muevo.

Mi cacharro se agita. Aún más.

Te pienso.

Pensarte me calma.

Me hace sonreír.

Eres un virtuoso. ¡Qué le voy a hacer!

Sube la presión. Baja mi cacharro.

Angustia.

Echo la cabeza hacia atrás; cierro los ojos; me paralizo.

Mi cacharro ya es un corazón más…