REFLEXIONES PUNTUALES

Contrapicado

Recuerdo que cuando vi “El club de los poetas muertos” aprendí y descubrí que mirar las cosas desde arriba te enseñaba un plano distinto de la realidad.

Por ello, aunque me sentía pequeñita, me subía a cualquier bordillo, murete, silla o incluso mesa.

La gente me veía como inmadura o con cierto toque infantil, pero yo sabía que, desde allí, en lo alto solo, podía sentirme al nivel de los más grandes.

Si estaba en alto, desde cualquier lugar, sonreía y cual Walt Whitman me auto recitaba el “¡Oh, capitán, mi capitán!”.

No hace mucho que me he propuesto valorar otros puntos de vista… y es ahí cuando me coge la cámara y ¡zas! Me recoge desde abajo y descubro la magnitud del universo…

Y me veo a mí , mi yo desde otro plano, también real, donde ya no soy pequeña y soy más alta, parezco hasta súper modelo. Vale igual tanto no…

Pero donde veía ‘pequeña’ ahora veo ‘universo’. Y a mí formando parte de él.

Perteneciendo.

Y, entonces, sonrío, y me vengo arriba y crezco, y desde ahí, tocando tierra y contigo delante grito para mis entrañas “ ¡Oh, capitán, mi capitán!”.

Y por primera vez en mi vida siento que no soy ‘menos’, que soy ‘más’. Y que soy ‘también’.

Y siento que sigo teniendo el universo encima mío, que aun estando debajo, me sigue y me acompaña….

…Y entonces desde la tierra y desde lo bajo, alzo mi mirada al cielo y sonrío de nuevo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s