RESCATES

Te perdí

Y entonces me puse a llorar.

Y las lágrimas caían y caían y yo no podía dejar de llorar…

Pero no eran lágrimas de tristeza.

Eran lágrimas de esas de entenderlo todo.

De cerrar el círculo.

Y fue en ese momento, mientras lloraba,

que entendí que jamás volverías a mi vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s