Sin categoría

Treinta y tres

Treinta y tres es el número que me lleva hasta ti.

En la historia siempre ha sido un número mágico pero ahora lo es también para mí.

Recuerdo cuando cumplí 33. Había pasado la crisis de los 28 (¡Qué tonta era!) pero sabía que los 33 serían importantes en mi vida.

Ese año pasaron cosas: Fui feliz, también lloré. Pero mi miedo a acabar como tantos famosos (Entre ellos Jesucristo) me persiguió hasta los 34.

A los 34 le quité hierro al asunto… había sobrevivido al maleficio de los personajes guays. Bah, tampoco era para tanto…

Lo de los 33 se convirtió en una broma, algo jocoso con lo que ironizar… Hace poco descubrí que a los 27 había otro maleficio… El valor semántico de mi número perdía rigor a medida que pasaban los años.

Anoche lo entendí todo. No era una edad, no era un número. Treinta y tres era un valor. Era el significado de muchas cosas. Representaba parte de mí. De lo que ahora soy. De mi yo, de su repercusión y de mi significado para con el mundo…

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s